La carencia de vitaminas y minerales en la dieta es la causante de efectos graves como anemia, cretinismos y ceguera. Según un informe publicado por UNICEF y la Iniciativa Micronutrientes, un tercio de la población mundial no puede desarrollar todo su potencial físico e intelectual debido, precisamente, al déficit de vitaminas y minerales.

Además, de anemia o ceguera el informe apunta nuevos problemas causados por estas deficiencias como son que la falta de hierro compromete el desarrollo intelectual en los niños y por tanto reduce su coeficiente intelectual, que la carencia de vitamina A afecta en los países en desarrollo al sistema inmunológico de aproximadamente el 40% de los niños menores de cinco años o que la deficiencia de yodo durante el embarazo provoca que cada año hasta 20 millones de bebés nazcan con alguna forma de discapacidad mental. Entre los principales métodos que se están llevando a cabo para sufragar estas deficiencias se encuentra el enriquecimiento de los alimentos de consumo regular añadiendo vitaminas y minerales esenciales y la distribución de complementos vitamínicos y minerales. Unos métodos que, durante la década pasada obtuvieron grandes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *