Aunque uno nunca quisiera tener grasa colgando alrededor de la cintura, para muchas personas este es, a menudo, el primer lugar adonde va y el último lugar que deja cuando se ganan algunos kilos. Lo creas o no, “los flotadores” no solo son poco estéticos sino que también son malos para la salud – peor que llevar el peso en las caderas o los muslos – y son un indicador clave de un desequilibrio hormonal.
Si has estado luchando para perder peso o mantenerte en forma, las hormonas están en juego. Tus hormonas controlan todos los aspectos de la pérdida de peso, incluyendo el metabolismo, dónde se almacena la grasa, el apetito y también los benditos antojos. Esto significa que cualquier tipo de desequilibrio hormonal puede sabotear tus esfuerzos – a pesar de tu dieta y hábitos de ejercicio.

desequilibrio hormonal y peso

La grasa abdominal extra puede indicar uno o más de los siguientes desequilibrios hormonales: estrógeno elevado, testosterona baja, baja DHEA (una hormona de las glándulas suprarrenales), insulina elevada y cortisol elevado. La grasa abdominal también establece un escenario de riesgo para el envejecimiento prematuro, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes. Un programa para deshacerse de esa grasa obstinada debe incluir una dieta adecuada, ejercicio, sueño y, por supuesto, motivación. Todos estos componentes funcionan bien para infundir un equilibrio saludable que permita que se produzca la pérdida de grasa.
En los artículos que siguen especificaremos más acerca de cada uno de los jugadores hormonales en este proceso, y lo que puede ayudarte a equilibrarte hormonalmente para lograr exactamente lo que estás buscando.

  • Prolactina alta en mujeres y hombres

    La prolactina es una hormona que es producida por la glándula pituitaria. Cuando esta horm…
  • Adaptogenos contra el estres

    Cuando se trata de lidiar con el estrés crónico, están los que explotan, los que hierven a…
  • El sueño, la dieta y la salud

    El sueño es esencial para la salud y el bienestar general – como lo es la comida. Un estud…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *