El murciélago, un reservorio de diferentes virus como el Ébola, el SARS y Nipah, ha dejado perplejos a los científicos durante décadas tratando de averiguar cómo es inmune a muchos agentes mortales pero un estudio reciente en sus genes finalmente puede arrojar algo de luz, según dijeron los científicos.

murcielago
Estudiando el ADN de dos especies de murciélagos distantes, los científicos descubrieron cómo los genes implicados en el sistema inmunológico de los murciélagos habrían experimentado un cambio evolutivo más rápido.
Esto puede explicar por qué están relativamente libres de las enfermedades y viven una vida excepcionalmente larga en comparación con otros mamíferos de tamaño similar, como la rata.
En comparación con otros mamíferos de tamaño similar, los murciélagos viven mucho tiempo, con una esperanza de vida de entre 20 y 40 años. Las ratas viven entre 2 y 3 años, en promedio.

Lo que le faltaba a ambas especies de murciélagos fue un segmento de un gen conocido por desencadenar la tormenta de citoquinas – una de las reacciones inmunitarias extremas y potencialmente fatales del cuerpo a las infecciones.
Las tormentas de citoquinas terminan matando no sólo los virus que atacan el cuerpo, sino también las propias células y tejidos del huésped.

Los virus rara vez matar al huésped. La muerte viene por la respuesta inmune del huésped. Así que parece que lo que sucede en los murciélagos es una baja inflamación (tormenta de citoquinas). Si se pudiera aprender de esto, se podrían diseñar fármacos para reducir al mínimo el daño que causa la inflamación y el control de la infección viral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *