Para las personas conscientes de su salud del corazón, un nuevo estudio sugiere que puede ser mejor comer pescado en vez de tomar los ácidos grasos omega-3 en forma de suplemento.

Después de revisar la información sobre los hábitos alimenticios y de niveles de ácidos grasos en sangre de más de 20.000 médicos varones, los investigadores hallaron resultados mixtos cuando se trata de suplementos de omega-3 y la probabilidad de que los hombres tengan insuficiencia cardíaca, pero comer pescado con regularidad se relacionó con un menor riesgo.

Según el investigador principal del estudio, los resultados son consistentes con las recomendaciones de la American Heart Association. Los mismos mostraron que existe un menor riesgo de insuficiencia cardiaca en los hombres que consumían cualquier cantidad de pescado a la semana. Dadas las actuales recomendaciones de la AHA, no se consideró por parte de estos investigadores que deba hacerse cambio alguno en base de sus hallazgos.

Las recomendaciones actuales de la AHA son comer dos porciones de pescado graso a la semana. El salmón, el arenque, las sardinas y el atún blanco son algunos de los peces considerados como los más beneficiosos, de acuerdo con la AHA. Algunas personas, sin embargo, puede preferir tomar suplementos de ácidos grasos omega-3 que se encuentran disponibles en el mercado, pero sus beneficios para la salud del corazón no están claros.

Un estudio reciente, por ejemplo, analizó datos de varios estudios anteriores y no encontró ninguna relación entre los suplementos de ácidos grasos omega-3 y las tasas de mortalidad general. Con dicho estudio se intentó descubrir si había alguna conexión entre la ingesta de omega-3 y el riesgo de insuficiencia cardíaca.

Se utilizó información del Estudio de Salud de los Médicos, un estudio que todavía se lleva a cabo y que comenzó en 1982. Los investigadores analizaron la cantidad de ácidos grasos omega-3 que los médicos tenían en sus organismos a partir de muestras de sangre y cuestionarios alimentarios, que también indicaron la cantidad de pescado que los médicos comieron.

Encontraron que cerca de 7 de cada 1.000 hombres que comían pescado menos de una vez al mes sufrió una insuficiencia cardíaca. Eso se compara con alrededor de 4 de cada 1.000 hombres que informaron comer más de una porción de pescado por mes. Esto resultó en un riesgo un 30 por ciento menos de sufrir una insuficiencia cardíaca que el de los hombres que no consumían pescado.

En cuanto al consumo de suplementos de ácidos grasos omega-3, los investigadores analizaron el ácido eicosapentaenoico (EPA), el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido docosapentaenoico (DPA) en la dieta de los hombres y los torrentes sanguíneos.

En general, los investigadores no observaron un efecto en los niveles de EPA y DHA, que son los dos ácidos grasos que se consideran responsables de los beneficios de atribuidos a los peces y la se venden a menudo en la forma de suplementos de “aceite de pescado”.

Se halló una relación entre el riesgo reducido de insuficiencia cardíaca y DPA, que se hace en el organismo desde EPA y luego se puede convertir en DHA. DPA actuaría de manera diferente de los otros ácidos grasos, aunque falta más investigación para confirmarlo.

Asimismo, si bien los investigadores hicieron ver un vínculo entre el consumo de pescado y el riesgo de insuficiencia cardíaca más baja, el estudio no puede demostrar si el pescado causó el menor riesgo.

El estudio mostraría la esperanza de una “solución rápida”. Lo que los especialistas recomiendan es poner más esfuerzo en la modificación de la dieta de las personas que están en un mayor riesgo. Por ejemplo, el consumo de pescado puede ser beneficioso no sólo gracias a los ácidos grasos omega-3, sino también porque desplaza a los alimentos menos saludables de la dieta de una persona.

2 comentarios

  1. silvia

    21 Noviembre, 2012 a 17:56

    son muy interesantes los artículos y yo quiero saber si existe algun remedio para combatir la soriasis

  2. Aránzazu

    16 Febrero, 2014 a 14:04

    El estudio no sugiere que consumir omega-3 pueda generar insuficiencia cardiaca, en todo caso que el efecto fisiológico del omega-3 presente en el pescado es más beneficioso que el que se encuentra en cápsulas. Nunca el efecto fisiológico de vitaminas, minerales, ácidos grasos, oligoelementos, etc tomados en cápsulas o comprimidos será el mismo que el efecto de esas sustancias en los alimentos. Por ejemplo, en el pescado no sólo hay omega-3, hay otros nutrientes y componentes que completan el efecto en nuestro organismo, mientras que las cápsulas de omega-3 carecen de estos otros. En conclusión, con una dieta variada y equilibrada no habría por qué tomar suplementos salvo que esté indicado por el médico. Esa es mi opinión :) no sé si se entenderá bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *