Una nueva investigación sugiere que un examen sanguíneo podría alguna ver ser capaz de revelar a los padres expectantes el género del bebé por nacer tan tempranamente como en el primer trimestre de embarazo.
Dicho examen sería el primero en su tipo.

Investigadores de Corea del Sur recolectaron muestras sanguíneas de más de 200 mujeres en el primer trimestre de embarazo y concluyeron que varios ratios de dos enzimas llamadas DYS14 y GAODH en la sangre de mujeres embarazadas indican si el bebé será niño o niña.

Generalmente, la determinación del género de un feto en estadios temprano ha sido realizada mediante procedimientos invasivos como el análisis de muestras coriónicas o la amniocentesis. Sin embargo, estos procedimientos siguen conllevando un riesgo del 1 al 2 por ciento de pérdida de embarazo y no pueden ser realizados hasta las 11 semanas de gestación.
Además, la determinación del género mediante escaneos de ultrasonido no es confiable hasta pasado el primer trimestre, porque el desarrollo de los genitales externos no ha sido completado.

Por lo tanto, esta nueva técnica podría reducir la necesidad de procedimientos invasivos en mujeres embarazadas que portan una anormalidad genética en el cromosoma X y clarificar lecturas inconclusas por ultrasonido.

Más investigación es necesaria antes de que estos exámenes se encuentren ampliamente disponibles. Pero, este estudio demuestra que es posible predecir el sexo del bebé tan tempranamente como en las primeras semanas tras la concepción.
En el presente, los padres a veces son mal informados acerca del sexo del bebé; este examen podría mostrarse útil para resolver algunas incertidumbres de las observaciones por ultrasonido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *