Un estudio realizado con monos rhesus sugiere que el producto químico bisfenol A podría interrumpir el sistema reproductivo de la mujer y conducir a daño cromosómico en los óvulos, abortos espontáneos y defectos de nacimiento.

El bisfenol A (BPA) se encuentra en muchos productos de consumo, incluyendo botellas de plástico, revestimientos de latas de aluminio y otros tipos de envasado de alimentos. Estudios anteriores han sugerido posibles vínculos entre el BPA y una variedad de enfermedades, incluyendo enfermedades cardíacas, el cáncer y la obesidad en los niños.

En este estudio, los investigadores expusieron a hembras de mono rhesus embarazadas a dosis únicas diarias de BPA y dosis dejas continuas del químico para ver cómo los sistemas reproductivos de los fetos femeninos eran afectados. Los monos rhesus tienen el sistema reproductivo más parecido al humano.

En las primeras etapas de desarrollo de los óvulos del mono adulto, el óvulo no se dividió correctamente. Los investigadores observaron que un óvulo fertilizado con el número incorrecto de cromosomas rara vez llega a término, lo que llevaría a abortos o defectos de nacimiento.
En los monos expuestos continuamente al BPA, los óvulos de sus fetos no fueron embalados adecuadamente en los folículos, las estructuras en las que se desarrollan. Los óvulos deben ser embalados correctamente para crecer, desarrollarse y madurar, explicaron los investigadores.

Esto no es bueno porque se ve cómo se desperdicia una gran cantidad de óvulos que una hembra debería tener, según comentaron los investigadores.
Se plantean dudas acerca de si esta tendrá o no una muy corta vida reproductiva.

La preocupación es que la exposición a esta sustancia química a la que todos estamos expuestos aumente el riesgo de abortos involuntarios y el riesgo de bebés nacidos con defectos congénitos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *