La mayoría de enfermedades que nos puede llegar a afectar en un momento determinado, siempre están asociando a una temperatura demasiado alta, la cual se traduce en fiebre. Hablar de 40° de temperatura es algo grave, ya que la misma puede involucrar a daños mayores en nuestra salud y organismo. La meningitis es una enfermedad que puede llegar a presentar este nivel de temperatura.

Debido a ello, no se debe esperar ni un solo segundo a la hora de visitar un médico para tratar la enfermedad que quizá estamos sospechando tener. La meningitis se llega a producir por la infección en las meninges, pudiendo ser los causantes:

  • Las bacterias.
  • Un virus.
  • A veces, los hongos.

Es considerada como una enfermedad grave, razón por la cual se requiere de un diagnóstico urgente y un tratamiento adecuado que nos ofrecerá el médico de cabecera para esta meningitis.

meningitis

 

Síntomas generales vinculados a la meningitis

A pesar de que hemos mencionado como síntoma principal de la meningitis a la fiebre, existen otros cuantos factores más a tomar en cuenta cuando la enfermedad se está manifestando en un enfermo; así por ejemplo, estos síntomas podrían ser:

  • Un malestar general en todo el cuerpo que se manifiesta con escalofríos.
  • Fiebre alta que llega a una temperatura de los 40 °C.
  • Intenso dolor de cabeza.
  • Presencia de una nuca rígida.
  • Dolor muscular a nivel general.
  • Presencia de violentos vómitos.
  • Sensación de dolor ante cualquier tipo de contacto con la piel.

La meningitis puede ser tratada sin ningún problema por un médico de cabecera, quien recomendara una hospitalización urgente. En cuanto al tratamiento, una serie de antibióticos serán administrados con el objetivo de eliminar a la bacteria que lo ha provocado. Si se trata de una meningitis vírica, entonces el tratamiento podría estar ausente ya que esta enfermedad se auto elimina de forma automática según su evolución. De todas maneras, sólo el médico de cabecera será quien decida qué tipo de meningitis ha llegado a afectar a un paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *