La terapia electroconvulsiva (TEC) se refiere al tratamiento más eficaz y de acción rápida que existe hoy en día para la depresión severa y otras condiciones.
La terapia electroconvulsiva es un tratamiento médico aprobado que implica el uso de electricidad para producir una convulsión breve en una persona bajo anestesia general. La convulsión suele durar alrededor de un minuto o menos y el movimiento corporal (convulsión) es muy poco a causa de un medicamento relajante muscular fuerte que se da luego de la droga anestésica.

depresion-8

La TEC se recomienda cuando una depresión clínica severa no responde a otros tratamientos (por ejemplo, la psicoterapia y medicamentos), o cuando hay una necesidad de una respuesta rápida (por ejemplo, cuando hay un alto riesgo de suicidio, o cuando la depresión en sí misma pone en peligro la salud de la persona). Como tal, la TEC puede ser un tratamiento que salva vidas, ya que es rápida y eficaz, incluso cuando otros tratamientos fallan.

La TEC está indicada para la depresión clínica severa o el trastorno bipolar y otras afecciones. Se utiliza generalmente cuando la depresión es muy grave, o ha durado mucho tiempo. A veces un cambio en la dosificación de la medicación, o un cambio en la medicación sería efectivo para la depresión, pero cuando no es así, puede haber un papel para la TEC.
Algunos tipos determinados de la depresión (como la depresión psicótica) o síntomas catatónicos pueden predecir mejor la respuesta a la terapia electroconvulsiva. Existe alguna evidencia de que las personas mayores en realidad responden mejor a la terapia electroconvulsiva que los que son más jóvenes.

1 comentario

  1. salud

    14 junio, 2015 a 0:53

    No te das cuenta de como te metes en una depresión ,pequeñas cosas q se acumulan hasta q la bola es tan grande q sólo piensas en morir rápido para librarte de esta angustia q no te deja disfrutar de nada de nada . ya no sabes q tomar y estas tan huraña q nadie quiere tu compañía y tampoco la buscas. Una mierda que duele la mente q que!jefes vuelva a reír

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *