Una proteína bacteriana conocida como “flagelina” que se encuentra en el polvo doméstico podría hacer que las reacciones alérgicas a los alérgenos comunes en interiores fueran aún más difíciles de tolerar, según un nuevo estudio realizado en ratones y personas.

Investigadores del Instituto Nacional de EE.UU. de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) y la Universidad de Duke encontraron que la flagelina puede potenciar una respuesta alérgica y desencadenar el asma alérgica. Los hábitos de limpieza periódica podrían, sin embargo, reducir la cantidad de polvo de la casa para prevenir un brote de alergia.

La mayoría de las personas con asma tienen asma alérgica, resultando en gran parte por las respuestas alérgicas a sustancias inhaladas. A pesar de que la flagelina no es un alérgeno, puede aumentar las respuestas alérgicas a los verdaderos alérgenos.

Al llevar a cabo el estudio, los investigadores encontraron que los ratones expuestos al polvo de las casas que fueron capaces de responder a la flagelina mostraron síntomas de asma alérgica, como una producción mayor de moco y obstrucción de vías respiratorias y un aumento de la inflamación. Los investigadores observaron, sin embargo, que los ratones que no respondieron a la flagelina tenían niveles reducidos de estos síntomas.
Los investigadores también encontraron que las personas con asma tienen niveles más altos de anticuerpos contra la flagelina en la sangre, lo que sugiere una relación entre el hábitat y el asma alérgica.

Mucha más investigación es necesaria para confirmar las conclusiones, pero es posible que la limpieza del hogar pueda reducir la cantidad de polvo de la casa en general, y de las bacterias flageladas en particular, para reducir la incidencia de asma alérgica.

1 comentario

  1. Virna

    22 noviembre, 2012 a 20:06

    Interesante la nota, ayudare a limpiar la casa mas seguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *