Los bebés y niños pequeños alimentados con una dieta saludable pueden tener un coeficiente intelectual ligeramente superior para la edad de ocho años que los niños alimentados con alimentos menos saludables a una edad temprana, según un nuevo estudio.

Investigadores de la Universidad de Adelaida, en Australia, hallaron que una dieta rica principalmente de alimentos chatarra podría costar a los niños hasta dos puntos en el coeficiente intelectual.
La dieta aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo de los tejidos del cerebro en los dos primeros años de vida, y el objetivo de este estudio era examinar qué impacto tendría la dieta en el coeficiente intelectual de los niños.

Si bien las diferencias en el coeficiente intelectual no son enormes, este estudio proporciona algunas de las pruebas más contundentes hasta la fecha de que los patrones dietéticos desde los seis a 24 meses de edad tienen un efecto pequeño pero significativo en el coeficiente intelectual más tarde en la vida. Es importante tener en cuenta el impacto a largo plazo de los alimentos que les damos a nuestros hijos.

Los investigadores encontraron que los niños que habían sido amamantados durante seis meses y habían tenido una dieta saludable que incluía con regularidad alimentos tales como las legumbres, queso, fruta y verduras entre los 15 y los 24 meses de vida, tenían un coeficiente intelectual hasta dos puntos superior a la edad de ocho años que los niños que habían tenido una dieta regularmente compuesta por galletas, chocolate, dulces, refrescos y patatas fritas en los dos primeros años de vida.
El estudio concluyó que los alimentos saludables son esenciales para los niños durante sus años de formación.

2 comentarios

  1. Luisa Alonso Varela

    27 Septiembre, 2012 a 20:45

    “CUANTAS COSAS INTERESANTES, APRENDEMOS AQUÍ. UN CARIÑOSO SALUDO PARA TODOS. LUISA

  2. Alejandrina Reyes Moya

    28 Septiembre, 2012 a 16:28

    El alimento representa una información que te llevas a tu cuerpo. El alimento más sutil permitirá a un cerebro sutileza. Apertura, claridad. Todo lo que se lleva a la boca para ingerirse tiene ímplicito todo lo que ha experimentado. La fruta además de sus nutrientes que se han hecho con la madre tierra posee un porcentaje altísimo de energía solar. Diferente a lo que puede contener cualquier otro producto hecho en otras circunstancias. Es toda una belleza profundizar en este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *