Un nuevo estudio sobre adultos de mediana edad encontró que comer una manzana al día redujo los niveles en sangre de una sustancia vinculada al endurecimiento de las arterias en un 40 por ciento.

Se encontró que las manzanas bajan los niveles en sangre de LDL (colesterol malo). Cuando el colesterol LDL se mezcla con los radicales libres para combinarse químicamente con el oxígeno, tiene más probabilidades de provocar inflamación y puede causar daño a los tejidos orgánicos. Cuando el LDL se oxida, adquiere una forma que da comienzo a la arterioesclerosis, endureciendo las arterias. La ingesta de manzanas genera un gran efecto en cuatro semanas al impedir la oxidación del colesterol LDL.

Investigadores habían encontrado que las mujeres adultas que comían manzanas a diario experimentaron una reducción del 23 por ciento en el colesterol LDL dentro de los seis meses. Se pudo descubrir también que el consumo de manzanas era mucho más efectivo para disminuir el LDL oxidado que cualquier otro alimento rico en antioxidantes, incluyendo el extracto de tomate, el té verde y la cúrcuma.

Los polifenoles serían el motivo del efecto generado por la ingesta de manzanas. Los científicos trataron de aislar los polifenoles que aportarían una manzana diaria, pero hallaron que los efectos a pesar de ser considerables no eran tan significativos como los de una manzana completa. Esto podría ser así debido a que hay otros componentes en la manzana que contribuirían al efecto o a que dichos compuestos se absorben mejor cuando se consumen en los alimentos.

1 comentario

  1. Felix A. Gonzalez L.

    20 Octubre, 2012 a 16:07

    Excelente, Yo lo hago desde mucho tiempo sin sabr, es mi fruta preferida ya que me quita las ganas de comer dulces por ser diabetico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *