El riesgo de muerte cardiaca súbita es mayor en los hombres cuyos impulsos eléctricos viajan más lentamente a través de las cámaras inferiores del corazón, según un nuevo estudio.

Los impulsos eléctricos viajan a través del corazón y hacen bombear la sangre a través de sus cuatro cámaras. Los impulsos u ondas tienen patrones distintos y se pueden medir mediante un electrocardiograma (ECG). Las ondas que viajan a través de las cámaras inferiores del corazón (ventrículos) se muestran en el ECG como el “complejo QRS” complejo.

En el nuevo estudio, más de 2.000 hombres finlandeses, con edades entre 42 a 60 años, fueron seguidos durante 19 años. Durante ese tiempo, 156 de los hombres murieron a causa de la muerte cardiaca súbita, en la que el corazón de repente e inesperadamente deja de latir.

El riesgo de muerte súbita cardíaca aumentó un 27 por ciento por cada incremento de 10 milésimas de segundo en la duración del QRS. Los hombres con QRS que duraban más de 110 milisegundos tuvieron 2,5 veces más riesgo de muerte súbita cardiaca que aquellos con una duración del QRS menor de 96 milisegundos.

La duración del QRS representa un mayor riesgo de muerte súbita cardíaca que los otros factores de riesgo conocidos, como el tabaquismo, el sobrepeso o la hipertensión arterial, según mostraron los resultados.

Los investigadores creen que un ECG en reposo se debe utilizar para ayudar a evaluar el riesgo de muerte súbita cardíaca. Además dijeron que las personas más susceptibles de beneficiarse de estas pruebas incluyen aquellas con factores conocidos de riesgo de enfermedad cardiovascular y síntomas, y las que están inactivas.

2 comentarios

  1. cosme labra porcayo

    5 septiembre, 2013 a 2:42

    muchas gracias,por preocuparse de nuestra salud.me parecen interesantisimos sus articulos, porque asi aprendo muchas cosas que ni siquiera imaginaba, gracias y sigan por ese sendero de la salud,dios os vendiga.

  2. Génova Hung

    1 marzo, 2016 a 3:58

    Muy interesantes todos os artículos publicados en esta pagina, asi sabemos sobre las enfermedades del corazón y su consecuencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *