Una dieta rica en carnes rojas – carne de cerdo y tocino también – ha sido reconocida como un factor de riesgo para la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). El contenido de grasa saturada de la carne roja magra representa sólo una parte del incremento en los riesgos cardíacos. La carnitina, un compuesto que se encuentra en las carnes rojas, ahora puede ser un culpable con respecto a riesgos adicionales, según una nueva investigación.

consumir-carne

 

La carnitina debe su nombre a la palabra latina “carnis”, que significa “carne”, ya que se encuentra abundantemente en las carnes rojas; también está presente en niveles significativamente más bajos en otras formas de carne y productos lácteos. También se vende en forma de suplemento y se encuentra en algunas bebidas energéticas. La carnitina puede proporcionar más energía si se toma en forma de suplemento durante un corto período de tiempo, pero este nuevo estudio sugiere que la exposición a largo plazo a la carnitina puede conducir a un aumento del riesgo de endurecimiento de los vasos sanguíneos.

Según los investigadores, esto se relaciona con los microbios que viven en el intestino – algo que se conoce como “micrbioma”. En nuestro cuerpo hay literalmente miles de millones de bacterias que viven en los intestinos y ayudan en la digestión de los alimentos. El estudio sugiere que una dieta con una exposición crónica a la carne, o carnitina, puede cambiar la composición de los microbios dentro de los intestinos hacia aquellos más propensos a generar un metabolito que promueve las enfermedades del corazón. La comparación de los omnívoros (que comen carne y productos animales y alimentos de origen vegetal) con los veganos y los vegetarianos en el estudio mostró grandes diferencias en el microbioma y la formación de la sustancia que obstruye las arterias ayudando al depósito de colesterol LDL en las paredes de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *