La reflexología reduce el estrés (un factor importante que contribuye a la enfermedad), aumenta la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo, y equilibra el cuerpo y el alma. La investigación muestra que una sola sesión de reflexología puede crear relajación, reducir la ansiedad, disminuir el dolor, mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la presión arterial alta.
Realizar sesiones de reflexología puede ser una valiosa adición a nuestro bienestar. Pero, ¿qué es la reflexología?

La reflexología se basa en la idea de que un mapa del cuerpo se refleja en las manos y los pies, y mediante la aplicación de presión alterna a puntos específicos de las manos y los pies se puede afectar a diversos órganos y partes del cuerpo.

La reflexología equilibra el sistema nervioso mediante la estimulación de las terminaciones nerviosas de los pies, que conectan con los nervios espinales y de sus órganos correspondientes. Funciona con el sistema circulatorio, rompiendo la congestión y los depósitos en los pies, que a su vez ayudan a desintoxicar el cuerpo.

Numerosos estudios han demostrado que la reflexología puede ayudar a promover el equilibrio y la normalización de las funciones del cuerpo; reducir el estrés y lograr la relajación; mejorar la circulación y el suministro de oxígeno y nutrientes a las células por todo el cuerpo.

Este es un tratamiento que lo abarca todo. Todos los órganos, glándulas y el sistema esquelético pueden ser estimulados a través de los pies y las manos.
Además, existen ejercicios de reflejos que se pueden hacer en casa entre sesiones. Estos ejercicios sólo toman un minuto o dos al día, y los resultados suelen ser impresionantes.

1 comentario

  1. toñi

    8 septiembre, 2012 a 13:36

    me gustaria saber si en huelva hay algun centro para poder ir agradeceria informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *