Por primera vez en casi 30 años, el número de nuevas infecciones y muertes por el virus VIH, causante el SIDA, están empezando a disminuir. En total, 56 países han estabilizado o reducido la incidencia del virus.

diamundialsida

Pero la falta de recursos puede poner en peligro estos avances y a las 10 millones de personas con SIDA que no tienen acceso a los medicamentos. Sin nuevos recursos, los 5 millones de pacientes medicados podrían perder el acceso al tratamiento.

Los datos fueron publicados el martes por las Naciones Unidas (ONU), a través de ONUSIDA, el organismo que se encarga de la enfermedad dentro de la ONU, y celebrados como las primeras señales de que los multimillonarios esfuerzos de los últimos años comienzan a dar resultados.

“Por primera vez, podemos decir que estamos rompiendo la tendencia del SIDA. Frenamos la epidemia y comenzamos a revertirla. Menos personas están infectadas y menos aún se están muriendo”, manifestó el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibe.

Sin embargo, 33,3 millones de personas aún están infectadas con el virus VIH y la ONU no hace mención de un fin de la epidemia, ni siquiera en los países ricos. La región más afectada es África, donde se ha detectado el 60% de los nuevos casos. En 2009, el continente sumó 1,3 millones de muertes y 1,8 millones de nuevas infecciones. Después de un crecimiento constante, las cifras comienzan a caer. En 2008 había 3,4 millones, en 2009, 3,1 millones, y se estima que este año son 2,6 millones.

Como ocurre con decenas de enfermedades, nuevamente vemos que, por diversos motivos, los países más pobres son los que más sufren esta epidemia. Esto puede causarse a falta de recursos, desinformación, escasa educación sexual, desinterés de los gobiernos, etc. Sea la causa que fuera, la historia se repite, una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *