El virus del Nilo Occidental es transmitido por cierto tipo de mosquitos y provoca la fiebre conocida con el mismo nombre. Por lo general, no suele representar grandes riesgos para quien haya sido infectado, pero pueden llegar a ocurrir complicaciones más severas.

201010212_mgb_virus_del_nilo_occidental_

De ser infectada, la persona puede no presentar ningún síntoma o una sintomatología leve como fiebre y dolores de cabeza moderados. Sin embargo, algunas personas que son infectadas, pueden llegar a desarrollar una enfermedad potencialmente mortal  que incluye una severa inflamación en el cerebro.

En este último caso, es necesario recibir atención médica inmediata. Los síntomas severos de esta infección pueden presentarse como fiebre alta, dolores de cabeza intenso, rigidez del cuello, desorientación y confusión, temblores de los músculos, falta de coordinación, convulsiones, parálisis parcial e incluso un coma. Esto se debe a que el virus puede causar una encefalopatía o meningitis.

La picadura del mosquito es seguida de una primera replicación en el lugar de inoculación y en los ganglios linfáticos subsidiarios, seguido por una viremia que conduce los virus al sistema retículo endotelial con una posible posterior localización en el sistema nervioso central. La entrada en este, se ve favorecida por la colonización de los endotelios de la barrera hematoencefálica y una mayor duración de la fase virémica.

Como un posible tratamiento para estas complicaciones, los médicos prescriben el uso de interferón, una proteína producida por el sistema inmunitario que actúa como antiviral, además de regular la respuesta inflamatoria del sistema inmune.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *