Las vitaminas son compuestos imprescindibles para la vida dentro de los nutrientes sin valor energético, que al ingerirlos de forma equilibrada y en dosis esenciales promueven el correcto funcionamiento fisiológico del organismo. Hay vitaminas esenciales que no pueden ser elaboradas por el cuerpo humano por lo que deben ser provistas por los alimentos ingeridos.

vitaminizar

Los requerimientos diarios y mínimos no son muy altos midiéndolos en miligramos o microgramos.

Las deficiencias llamadas avitaminosis, la ingesta insuficiente o hipovitaminosis y  los excesos vitamínicos o hipervitaminosis pueden generar enfermedades de distinta gravedad.

Hay 6 vitaminas que clasificándolas podemos separarlas en dos grupos: hidrosolubles y liposolubles.

Las hidrosolubles son las del complejo B y la C, entre las liposolubles cuentan la A, D, E y K.

Las vitaminas son producidas  por los seres del reino vegetal, los animales pueden transformarlas y almacenarlas.

Entre las propiedades la vitamina A participa en el proceso de la visión, encontrándola en zanahorias, tomates, hígado de los animales, ciertos pescados, o lácteos.

La función de la vitamina D es la de favorecer la absorción intestinal de calcio y fósforo, y la correcta formación de los huesos. Se la encuentra en pescados grasos, huevo y lácteos.

La vitamina E tiene una función antioxidante y está presente en los aceites vegetales, en el germen de trigo y en huevos.

La vitamina K ayuda al mantenimiento del sistema de coagulación sanguínea y permite evitar hemorragias y la encontramos en vegetales de hoja verde, hígado y aceites vegetales, también en alfalfa y tomates.

La vitamina B tiene varios subtipos, actúan principalmente a nivel del sistema nervioso, participan en la construcción de los tejidos y permiten la elaboración de glóbulos rojos, encontrándola en  la cutícula de los cereales y en la levadura de cerveza.

La vitamina C interviene en el mantenimiento de huesos, dientes y vasos sanguíneos por ser buena para la formación y mantenimiento del colágeno y la hallamos en vegetales verdes y frutas cítricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *