La mayoría de las personas que tienen que enfrentarse a una enfermedad crónica deben lidiar con el cansancio, el dolor, dificultades para realizar tareas vitales como respirar, etc…. En muchos casos la enfermedad comporta una serie de síntomas que complican la actividad física provocando un gran desánimo en el paciente.

Un callejón sin salida

Existen alteraciones del sueño donde los niveles de energía bajan de forma considerable. Como consecuencia se practica menos ejercicio y ello debilita la condición física a marchas forzadas.

Todo ello comporta un cúmulo de dificultades que en no pocos casos lleva a la persona a una situación de desesperación y a la falta de deseo de hacer algo para mejorar la situación.

Este ciclo conduce a un callejón sin salida, un círculo vicioso formado por la debilidad, la inactividad y la desesperanza, empeorando la enfermedad.

enfermedad cronica

La clave

La solución a este problema consiste en romper este círculo. Lo mas importante es cortar esta cadena a base de incorporar a la vida diaria una actividad de forma suave y progresiva.

En efecto, a medida que aumenta la actividad física, aumenta también la fuerza y la resistencia.

De este modo el ánimo es más optimista y se puede empezar a pensar en retomar actividades cotidianas.

 

Recuerda que…

Es muy importante que la persona sintonice con todo su potencial orgánico, no solamente con sus limitaciones y síntomas, lo que suele ocurrir con frecuencia.

A veces la persona mantiene presunciones exageradas, aduciendo que no es prudente el exceso, pero la realidad es que existen márgenes seguros dentro de los cuales las personas con enfermedades crónicas pueden vivir con un buen grado de vitalidad y experimentar la plenitud.

cronic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *