Las vacaciones son un verdadero regalo que supone un punto de inflexión en la vida laboral de cualquier trabajador que está inmerso en la rutina de la oficina. Sin embargo, a veces, algunos trabajadores sufren de forma extrema al volver al trabajo tras haber pasado algunas semanas de descanso. Así sucede durante el verano cuando muchos trabajadores sufren al retomar las obligaciones laborales dejando atrás el calor y el sol de la playa.

820067

Pero las vacaciones de Navidad son especiales en este sentido puesto que durante estos días muy intensos protagonizamos muchos reencuentros con seres queridos y amigos a los que hace tiempo que no vemos. Por otra parte, los horarios son muy diferentes durante estas fiestas en las que el hogar se convierte en el escenario preferido de celebración por la mayoría de las familias. Grandes comidas, cenas copiosas y algunos kilos de más son el resultado de unas fiestas que producen grandes emociones. Por ejemplo, muchas personas sufren por la ausencia de un ser querido durante estos días.

Para poder volver al trabajo con optimismo es necesario entender el significado real de las vacaciones. Las vacaciones sirven para descansar y para poder volver al trabajo con energía renovada. Es decir, los días de descanso tienen un inicio y un final. O sea, las vacaciones no son una huída de los problemas de la oficina sino un punto de inflexión en la rutina diaria. Durante los últimos días de vacaciones debemos adaptar los horarios de forma progresiva para no sufrir demasiado al escuchar el despertador el primer día de trabajo.

Además, también debemos preparar poco a poco todos los detalles de la vuelta a la oficina y pensar con ilusión en el reencuentro con los compañeros de trabajo y en los grandes proyectos que seguro que nos depara el destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *