Muy bien, lo hemos decidido! Empezaremos el gimnasio. Ya basta se sedentarismo y apatía! Como podemos, nos hacemos un lugar diario en la agenda, y en este espacio recurrimos al gimnasio a entrenar y cuidar nuestro cuerpo. En este artículo, hablaremos acerca de algunos consejos para cuando empezamos en el gimnasio. Comencemos!

ir-al-gimnasio

Qué tener en cuenta cuando empezamos en el gimnasio?

 

1. Frecuencia

 

Antes de empezar en el gimnasio, tenemos que planificar qué cantidad de horas semanales vamos a entrenar. Este factor es muy importante, ya que determinará el tiempo en que veremos los resultados que estamos buscando, tanto en términos estéticos como en términos sanitarios. Generalmente, al principio, se recomienda comenzar con una actividad suave, pero constante, para acostumbrar a nuestro organismo al ejercicio físico.

 

2. Alimentación

 

En segundo lugar, destacamos el factor de la alimentación. Cualquier deportista sabe sobre lo que estamos hablando. Una alimentación acorde al ejercicio que nos encontramos realizando, será absolutamente fundamental para sacarle el mayor provecho posible a nuestro entrenamiento. Cuidarse en las comidas, evitar grasas y alimentos poco nutritivos, etc. será absolutamente crucial para alcanzar un resultado satisfactorio en el gimnasio.

3. Objetivos y metas claras

 

Antes de empezar, debemos saber para qué estamos yendo al gimnasio. No es lo mismo ir al gimnasio con la idea de crecer en masa muscular que, por ejemplo, buscar prevenir un posible problema cardíaco. Tener claras estas diferencias, ayudarán a nuestro instructor a definir exactamente qué tipo de rutina de entrenamiento necesitamos y cómo optimizarla mejor.

 

4. No importa la edad!

 

Muchas personas mayores se sienten incómodas en tomar la decisión de ir a un gimnasio. Piensan que los ejercicios serán muy duros para ellas, que el ambiente no es el indicado, etc. Obviamente, algunas de estas consideraciones dependerán de cada gimnasio (no todos son iguales), pero es bueno precisar que, generalmente, los gimnasios aceptan personas de todas las edades, y saben cómo adaptarse a cada necesidad diferente, sin importar las condiciones de la persona.

 

5. Constancia

 

La constancia es uno de los elementos más importantes del entrenamiento. De nada sirve entrenar como Arnold en una tarde, y no pisar más el gimnasio durante un mes. De esta manera, sólo lograrás lesionar tus músculos y no verás ningún resultado satisfactorio. Contrariamente, lo que estás buscando es acostumbrar a tu cuerpo a la actividad física, a través de la repetición de tu rutina. Por supuesto que podrás hacer variaciones en esta, pero te recomendamos que respetes una estructura de entrenamiento. Esta te ayudará a que tu cuerpo reconozca patrones más saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *