Actualmente no existe cura para el tinnitus, y no hay tratamiento farmacológico eficaz. El tratamiento existente se centra en disminuir la severidad de los síntomas.
El uso de mascarillas, que se llevan como un audífono, proporciona un constante ruido de bajo nivel. Esto es similar al ruido producido por las máquinas disponibles en el mercado que imitan sonidos como el de las olas del océano o la lluvia. Esto parece funcionar, al distraer al cerebro del tinnitus.
Si el zumbido se acompaña de pérdida de la audición, los audífonos convencionales, que funcionan mediante la amplificación del sonido, a veces pueden resultar en al menos un alivio parcial para el tinnitus también.
La terapia de reentrenamiento combina el uso de mascarillas con terapia cognitiva dirigida, para enseñar progresivamente a los pacientes a “ignorar” el tinnitus. Esto puede tardar hasta uno o dos años para ser eficaz.

Investigadores de la Universidad de Leicester han estado estudiando las células en una estructura cerebral llamada el núcleo coclear dorsal. Estas células transmiten mensajes químicos entre las células nerviosas del oído y los centros de procesamiento del cerebro, responsables de dar sentido a los sonidos que escuchamos. Después de la exposición repetida a ruidos fuertes, las células en el núcleo coclear dorsal se sobreexcitan y transmiten mensajes de forma incontrolada. Esto lleva al zumbido irregular y de timbre que caracteriza el tinnitus.

Si bien los científicos ya han reconocido la importancia del núcleo coclear, esta es la primera investigación para definir concretamente el mecanismo del tinnitus a nivel celular. Esto permitirá a los investigadores desarrollar terapias que se dirijan a las células afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *